Conociendo Autores: Adriana Rubens

Por - 21:21:00


Queridas almas derraperas, feliz año. ¿Cómo las trata el 2017? *cri, cri*. Por el mundo derrapero podríamos decir que bien, lo terminamos con un par de sorpresas, pero repuntamos rápido. Recuerdan que despedíamos el año con un Facebook Live, donde tuvimos la posibilidad de conocer a Elena Montagud. Sé que lo hacen. Hoy, vamos a tener el placer de conocer a otra autora española, Adriana Rubens. Amablemente se animó a responder mi eterno interrogatorio.  
Previamente, les voy a contar cómo llegué a ella, ¿vale? La conocí gracias a nuestra tercer pata en este mundo derrapero. Venía de pésimas lecturas y me dio un par de opciones. Seleccioné y cuando comencé la lectura, me llevé una grata sorpresa con su libro Mi nombre es Pecado. Salió derrape (si hacen clic sobre el título lo podrán leer) para que el mundo se enteré. ¿Imaginan cuando se levantó y vio notificaciones en sus redes de alguien llamado Las Derrapadoras? Ni imaginemos cuando leyó ese algo llamado reseña plagado de eufemismos. Ni le pregunté qué sensaciones tuvo, mejor no preguntar ciertas cosas. Respuesta va, respuesta viene y nuevas interacciones nacen. Días posteriores (11 de julio, 2016), se me cruzó una idea loca. Iniciar un ciclo de "entrevistas", con preguntas divertidas para que podamos acercarnos un poco más al autor. Le mandé un mensaje a Adriana, y así comenzó a gestarse esta nueva sección. Bueno, acá le traemos la segunda. En cursiva van a observar los pensamientos que cruzaban mi mente cuando pensaba qué preguntar, no podía borrarlos. Forman parte de ese piripipí que me caracteriza. Sepan que las preguntas fueron enviadas en septiembre (28), no estaba tan aceitada. Hicimos un trabajo de hormigas. Sin dilatar más el quid de la cuestión, les digo: Acomódense con unos ricos aperitivos y disfruten de este íntimo interactivo en forma escrita. ¡Redundancia, che! 

Resultado de imagen para separador png

G: ¿Qué o quién te llevó a incursionar por el mundo literario? ¿Tuviste algún miedo? ¿O fue algo que siempre quisiste ser? (Tipo: cuando sea grande quiero plantar un árbol, escribir un libro y tener a mi príncipe azul).

A: Todavía me cuesta pensar en mí como escritora. Leo romántica desde los quince años, gracias a la influencia de mi madre, que también leía ese género. Así que me considero más bien una lectora compulsiva de novela romántica que un día decidió crear sus propias historias de amor.
Creo que todas las que leemos de forma voraz caemos en eso. Leemos una novela y pensamos: «pues yo la hubiese hecho así», o «¿no sería genial una historia en que los protagonistas…?». Cuanto más leía, más historias surgían en mi mente. Es lo bueno que tiene leer, que abre la imaginación. Para mí fue algo natura pasar de lectora a escritora.
Hubo muchas veces en que intenté dar forma a las ideas que tenía en mi mente, pero no lo conseguía. Hasta que un día me decidí a hacer un curso online de cómo escribir una novela romántica. Hoy en día hay muchos por internet. Yo me decidí por el que imparte Erika Gael… y no pude haber elegido mejor.
¿Miedo? Con el primer libro no había ninguno porque no tenía muchas esperanzas de que llegara a algo. El miedo ha surgido con los otros libros, junto con las expectativas que han creado.

G: ¿Cuáles fueron (son) tus influencias literarias? ¿Autor(es) favorito(s)?

A: Sin duda las clásicas del género, que son con las que crecí. Johanna Lindsey, Kathleen Woodiwis, Julie Garwood, Andrea Kane, Jude Deveraux, Karen Robards, Judith McNaugh, Lisa Kleypas, Linda Howard… entre otras muchas.

G: Cuando comenzaste la aventura (un interrogante que desprende más de una pregunta), ¿por qué decidiste hacerlo bajo un seudónimo? (Yo ya lo sé. Va, creo… jajaja).

A: Considero que hay que diferenciar entre escribir y publicar. Uno puede estar toda la vida escribiendo y no compartirlo con nadie. Escribir me llena, es una forma de desfogar mi imaginación y evadirme de la realidad. Se ha convertido en una necesidad interior.
Creo que uno se decide a publicar para recibir cierta recompensa, ya sea monetaria o espiritual. La recompensa monetaria, a no ser que seas un fenómeno editorial, es bastante escasa. La recompensa espiritual no tiene precio. Que alguien contacte contigo para decirte que una historia que ha nacido de ti le ha llegado al corazón, que se ha pasado una noche en vela leyendo, que la has hecho reír, llorar, sentir…, es una sensación muy gratificante.
Con sinceridad, la principal razón por decidirme a presentar mi primer libro al concurso Vergara-RNR fue por intentar conseguir un dinerillo extra para mi familia. Pero me daba mucha vergüenza que mi libro, un trocito de mí, se convirtiera en dominio público. Por eso decidí crear un seudónimo, una especie de máscara con la que protegerme. Como mis hijos fueron la principal razón por la que decidí dar el paso de escribir a publicar, creé un seudónimo basándome en sus nombres: Adrián y Rubén.
Así nació Adriana Rubens.

G: ¿Fue complicado? ¿O las palabras fluyeron? (Como una vil brisa de verano). Y acá la pregunta que se hace el lector, (al menos yo): ¿Sufriste el tan temible efecto: página en blanco? El no saber cómo desentrañar esa 'calma chicha literaria'. (Acepto algún remedio, un par de veces me he quedado en blanco al intentar escribir las reseñas).

A: Nunca he sufrido el efecto "página en blanco" (toco madera). Las palabras fluyen en mí con mucha facilidad… al menos al principio. Cuando encuentro dificultades es a la hora de cerrar la trama, porque hay veces que la historia se desarrolla de una forma muy diferente a la que me he imaginado en un principio. Y eso es mi gran problema, no consigo trazar un plan cerrado de una historia y seguirlo sin salirme de él. Todo lo contrario. Mis historias surgen de una idea y se van desarrollando conforme voy escribiendo. Es algo un poco caótico.
Cuando me bloqueo en alguna escena lo que hago es darme un respiro con esa historia. Nunca hay que forzar la inspiración porque no sirve de nada hacerlo, es algo que he aprendido hace poco. Continúo con otro proyecto hasta que las musas se decidan a enseñarme el camino.
G: ¿Qué dijo tu familia cuando dijiste voy a aventurarme en el mundo literario, escribir y publicar? (Debe ser complicado mechar las obligaciones diarias con tu pasión por la escritura. Encontrar el tiempo justo para todos y todo y que nadie se sienta olvidado).

A: Para ellos fue toda una sorpresa. Mi marido conocía mi faceta de lectora voraz, estaba acostumbrado a verme con un libro en las manos. Lo que le sorprendió es verme cambiar el libro por el portátil de la noche a la mañana.
«¿Qué haces?», me preguntó un día, lleno de curiosidad, viéndome teclear.
«Estoy escribiendo un libro», contesté yo, como si fuera obvio.
Él me miró como si estuviera loca. No entendía que pudiera pasar horas tecleando y que en lugar de ir a pasear con él y los niños una mañana de domingo me dedicara a quedarme en casa de cara al portátil. Pensaba que estaba perdiendo el tiempo y yo lo llegué a pensar también. Era lógico. Hoy en día se están publicando libros como churros. Ni siquiera se lo dije a nadie más de mi entorno, me daba vergüenza.
Pero todo cambió cuando mi primera novela resultó ganadora, porque el tiempo que había robado a mi familia tuvo su reconocimiento.
A partir de entonces, todos "aceptan" que esté pegada al portátil siempre que puedo.Es muy difícil compaginar la familia, el trabajo (el real, el que me da de comer), la lectura y la escritura. Porque, que haya comenzado a escribir, no significa que haya dejado de leer, pero cierto es que es a lo que menos tiempo dedico ahora.

G: Serías tan amable de contarnos cómo es el ambiente/espacio donde escribís.(Vale ilustrar). ¿Hay un horario en particular? ¿O es más bien cuándo puedo, dónde puedo? ¿Con música o silencio absoluto? (Vale decirnos tus cantantes/bandas predilectas).

A: Escribo en mi portátil. Cuándo puedo, dónde puedo y normalmente con un niño de tres años saltando sobre mí, reclamando mi atención, y otro niño de seis años a mi lado, apoyando su cabecita en mi hombro, mientras juega con un videojuego. Porque, que yo esté pegada al portátil no implica que mis niños dejen que me "aísle".

G: Antes de enviar la novela a tu editor, ¿le pedís a alguien de tu entorno que la lea y dé una opinión?

A: La primera novela la envié sin más. Las otras sí que he dejado que las lean varias personas de confianza para que busquen fallos antes de enviarla al editor. La verdad es que ayuda bastante.

G: Con las críticas, ¿cómo te estarías llevando? ¿Qué sentiste al recibir las primeras? (Es una pregunta que siempre ronda mi mente de lectora, soy de esas que siempre hace una, pero constructiva. No digo simplemente no me gustó. Muchas veces los autores se suelen molestar, o simplemente hacen oído sordo a todo comentario que sea negativo).

A: Es imposible escribir un libro a gusto de todos y el que no quiera recibir críticas no debería lanzarse a publicar.
Las críticas son inevitables.
Las buenas críticas son necesarias para aprender. (Ojo, como "buenas críticas" no hablo únicamente de las positivas. Una "buena crítica" es la que te ayuda a aprender, ya sea positiva o negativa.)
Yo estoy muy abierta a las críticas negativas siempre que se hagan con conocimiento y respeto. No os voy a decir que me encantan, porque mentiría (a nadie le gusta que le señalen los errores que ha cometido), pero sí que las veo necesarias para aprender. Y yo tengo mucho que aprender.

G: ¿Alguna palabra que quieras decirles a las lectoras que tienen el sueño de publicar su novela?

A: Como ya he dicho, creo que una se lanza a publicar por la recompensa.
Si buscas una recompensa monetaria… ufff, prepárate a llevarte una gran decepción, a no ser que seas un fenómeno editorial o tengas mucha suerte.
Si lo haces por una recompensa espiritual… adelante, sin dudar. Pero prepárate a recibir críticas, porque las habrá.
G: ¿Qué te impulsó a crear la historia? (¿Cuál fue la musa/inspiración?)

A: La historia surgió cuando cayó en mis manos un artículo sobre el Mobile World Congress. Más concretamente, sobre su lado oscuro. Que la llegada de tantos altos ejecutivos arrastre un impresionante aumento de la prostitución por esas fechas y que muchos recurrían a escorts para pasar esos días en "buena compañía".

G: ¿Cómo te decidiste por el título? ¿En qué momento nació? (¿Al inicio o medida que ibas desarrollando la historia?).

A: Primero surgió la idea, luego el título. Buscaba algo que llamase la atención. Creo que para un libro es esencial. Hace mucho tiempo leí un libro en el que el protagonista masculino se llamaba Sin, que es pecado en español. No recuerdo el título, pero me llamó mucho la atención el nombre. Es de esos nombres que dejan huella. Y pensé que sería un buen nombre para la protagonista y un título con mucho gancho para la historia.

G: ¿Cuánto de vos hay en ella?

A: Nada y todo. Jajaja. Yo no vengo de una familia desestructurada, ni he tenido un hijo de adolescente, ni mi físico me permitiría ganar dinero como escort, ni tomaría alguna de las decisiones que toma Sin en la historia. Pero ella ha nacido de mí, así que es toda mía.
Como yo digo, es imposible escribir una historia sin poner un poco de tu alma en ella.

G: ¿En cuánto tiempo la escribiste? ¿Y decir: me gusta el producto creado? En algún momento del proceso, ¿te aburriste? ¿O no supiste cómo seguir? (Pregunto porque me asombra demasiado ver como publican novelas en menos de lo que canta un gallo. Y cuando voy a leerlas se notan muchas falencias, o que están llenas de clichés/más de lo mismo).

A: La escribí en tres meses para poder presentarla a un concurso, muy poco tiempo teniendo además trabajo y familia. Tuve que robarles demasiado tiempo a mis chicos. Me apresuré en muchas cosas y es algo que no quiero volver a repetir.
Con todo, creo que el resultado es bueno. ¿Podría haber sido mejor? Sin duda. Creo que no hay escritora en el mundo que un tiempo después de haber escrito un libro no lo relea y le entren ganas de cambiar mil cosas.
La historia me salió de un tirón. Es cortita y muy dinámica, por lo que no da pie al aburrimiento. Es muy difícil crear algo nuevo en tan poco tiempo y yo no pretendí hacerlo. Es una historia como muchas otras pero intenté darle un toque especial.

G: Abordar la realidad con la ficción, como se ve desde el vamos, ¿te resultó fácil? Durante el relato el lector se encuentra con una amplia gama de temas (cosa que me encantó), que en el cotidiano, se habla poco y nada (salvo que tengas un familiar / amigo / conocido), y uno de ellos digamos que roza lo “tabú”. ¿Qué te llevó a escribir sobre esa temática? 

A: En una novela contemporánea lo normal es hablar de temas del día a día, sobre todo cuando la protagonista en una chica en principio normal. Estudios, familia, trabajo… la continua pesadilla para la mayoría de poder llegar a final de mes con un sueldo de risa.
En el artículo que leí hablaban de las escorts, de lo que se conoce como "acompañantes de lujo". Me llamó la atención mucho que dijeran que la mayoría eran estudiantes universitarias que se dedicaban a eso para pagar sus estudios. No es el caso de la protagonista, pero se ve metida de lleno en ese mundo.

G: Los personajes tienen su sello, ¿cómo construiste sus personalidades? ¿Te inspiras en la gente que pulula, diariamente, por tu vida? ¿O sos más bien del tipo, un poquito de todos lados (películas, libros, vecinos, amigos, novelas de TV, series, etc.)?

A: Más bien lo segundo. Una foto que vi, un comentario que escuché, un nombre que leí, una canción que me gusta, una situación que soñé… y poco a poco la historia y los personajes se van construyendo.

G: ¿Trataste de dar un mensaje con ellos? (Una mirada positiva de la vida, esa sensación me quedó. A pesar de tener un panorama negro, siempre sale el sol… me dio ganas de releerlo).

A: Todas mis historias tienen final feliz y todas tienen una mirada positiva, porque yo soy una persona muy positiva y no podría ser de otro modo.

G: ¿Hay una Catalina en tu vida? (Amé ese personaje secundario. Hace tres meses que leí la historia y sus palabras todavía resuenan en mi mente).

A: Lo más parecido a una Catalina que hay en mi vida es mi mejor amiga; pero tiene mi edad, nada que ver con una abuelita. A ella acudo cuando necesito consejo y siempre me asombra su sabiduría y su sensatez.

G: ¿Cómo te llevaste con las escenas de contenido sexual? (Me hago la seria) ¿O fue un poco incómodo? (#VivaElArteDeLasCabalgatas).

A: El sexo es una parte más de las relaciones sentimentales así que intento tratarlo de forma natural. Creo que no hay que abusar de ellas, hay que ponerlas únicamente cuando la historia lo necesita. No me siento nada incómoda con ese tipo de escenas aunque debo confesar que es lo que me resulta más difícil de escribir. No caer en un "mete-saca" mecánico, gemidos repetitivos o vulgaridades. Hacer algo sensual y elegante… es bastante complicado, pero es a lo que aspiro.
G: En noviembre publicaste una nueva novela, ¿nos podrías hablar un poco de ella? 

A: Mi nueva novela se llama "La manzana de Eva". Es una comedia romántica muy divertida que se desarrolla en Pecado Original, una peluquería muy especial en el barrio Chueca de Madrid. Si queréis pasar un buen rato os la recomiendo.

G: ¿Con qué género literario te sentís más cómoda?

A: Respecto a los géneros literarios, confieso que me siento cómoda con todos, no tengo problemas con ninguno dentro de la romántica. Siempre romántica.

G: ¿Te animarías a recomendarnos un libro?

A: Uno de mis favoritos es Ecos en la bruma, de Andrea Kane. Es una novela romántica histórica preciosa.
Resultado de imagen para separador png

Al  finalizar el cuestionario, me despedía con dos palabras: ¿Muchas preguntas? No les quepa duda que me excedí y, al mismo tiempo, me quedaron algunas cosas en el tintero, moneda corriente. GRACIAS por coparte, Adriana.
En fin, ¿ustedes lograron llegar hasta el final? ¿Sí? Mentime que me gusta, ponele. MUCHÍSIMAS GRACIAS, si lo hicieron. ¿Qué les pareció? ¿Le gustaría preguntarle algo más? Espero sus comentarios en la entrada, no se me hagan los tímidos/as. Me voy por las ramas y no les conté, OMG. En unos días se activa algo que empieza con C y termina con O, ¿qué será? *Cri, cri*. Muy pronto TODA  la info.  ¡Viva el misterio y las sorpresas derraperas! 


Conoce al autor, un poquito más...


📌Adriana Rubens nació en Valencia en 1977.
📌Se licenció en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia y obtuvo diversas becas de estudios en el extranjero que le permitieron vivir unos años entre Italia e Irlanda.
📌Apasionada de la novela romántica desde muy joven, intenta compaginar su afición por la escritura con un trabajo de jornada completa y dos niños pequeños.
📌Ganadora del VI Premio Vergara-El Rincón de la Novela Romántica: Detrás de la máscara. El 13 de enero se cumplió un año. Datito, en su página está organizando un concurso (válido para España).
📌En noviembre de 2016 publicó La manzana de Eva🍎, bilogía y a mediado de año podremos disfrutar del siguiente.😍

También te puede gustar...

4 comentarios

  1. Awww...!!! ME ENCANTÓ LA ENTREVISTA (sí, en mayúsculas... estoy gritando).
    Estuvo super interesante conocer un poquito más de una autora que fue como uno de los mejores descubrimientos del 2016, como mencionaron las chicas en su post anterior... y más ahora, al leer de dónde obtuvo sus ideas... como que lo hace más real.
    Estuvo super entretenida, y confieso que al llegar al final de la entrevista quedé con ganas de más.
    Fue como muy fluida... como que te sentaste a merendar con una amiga jajaja o al menos, esa sensación me dio!
    Fue espectacular de principio a fin.
    Siento que tengo pendiente leer La manzana de Eva... tengo que hacerme de tiempo y evitar que otras lecturas se me crucen jajaja
    Estoy de "vacaciones", pero siento que tengo menos tiempo libre jajaja

    Muchas gracias chicas por esta hermosa sorpresa y a Adriana por compartir... es increíble!
    Debo confesar que no sabía lo del pseudónimo... o capaz lo dijeron y a mi se me chispoteo, pero me pareció interesante cómo nació!

    Imagino que no es fácil hacer malabares con su rol de madre, esposa y escritora... es increíble que se tome el tiempo de compartir con sus lectores. 😍


    Muchas gracias!!! Me encanto!!! ❤

    Pd: gracias por el aguante chicas... después de mil años, apareció el cuadrito jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, chiquita... días después me siguen robando sonrisas tus palabras. GRACIAS y excelente que se sintiera como una charla entre dos personas que se conocen hace tiempo. Un trabajo de hormiguitas, coordinar, adaptar tiempos a las novedades que se venían. Y también me quedé con ganas de saber un poquito más, de 'entrometerme' en la vida de la autora/madre y todas las peripecias que tienen que hacer. Sinceramente cuando vi el archivo y tenía 10 páginas dije me excedí, me fui al cara**.

      La manzana de Eva, será una de las lecturas del 2017. Derrape loco, ¿tal vez? No quiero vender humo y hacer promesas... jajaja

      Por cierto, fue un buen "descubrimiento" en 2016. Recuerdo como no da pie con bola con las lecturas y "Mi nombre es Pecado" fue como un oasis en medio del desierto. ¿Exagerada? Puede que sí, pero venía de lecturas completamente pésimas (elevado a la enésima).

      GRACIAS por tus palabras y acompañamiento.

      Eliminar
  2. ¡Y las chicas se nos van para arriba, codeandose con las autoras!
    Antes que nada felicidades por los logros que estan alcanzando 👏👌
    Con respecto a la nota, realmente muy interesante, Adriana se prendió genial a responder.
    Nunca dejen de sorprendernos y de hacernos reír con sus ocurrencias.
    Las quiero chicas 😍❤👏👏👏👏

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Up, up, up... quién lo hubiera dicho. Pequeños logros que nos hacen completamente feliz. Increíble ver el crecimiento de este espacio.

      Trataremos de darle todo el piripipí derrapero posible, de generarles sonrisas con nuestras ocurrencias y esas ganas de más con los derrapes.

      Ah, por estos lares también. Otra de nuestras acompañante eterna en todas nuestras redes. GRACIAS, chiquis.

      P.D.: ¿por qué no me salen los emojis?

      Eliminar