Con sabor a Irlanda, de Olivia Ardey

Por - 21:55:00

Tras un divorcio caro y decepcionante, Connor no quiere saber nada de mujeres. Como una broma del destino, se ve obligado a soportar la dulce insolencia de una cocinera que, cada día, deja una nota junto a la cena que prepara para él. Por compromiso, forma parte del jurado de un concurso fotográfico y, en la entrega de premios, comparte mesa con una simpática desconocida a la que conoce mejor de lo que imagina.
Cuando Lys perdió a su bebé su vida dejó de tener sentido. Vive volcada en su trabajo como cocinera para una familia adinerada. Quedar finalista en un concurso al que se presentó por casualidad es la inyección de optimismo que tanto necesita. Cuando conoce a Connor O’Brien, no sospecha que se trata del mismo desconocido al que intenta animar con sus mejores recetas.
Lys no olvida su origen humilde y su infancia necesitada. Connor siempre se ha movido en un ambiente acomodado. No tienen nada en común, salvo la fuerte atracción que siente el uno por el otro. Pero el destino está lleno de sorpresas y a veces la persona más insospechada tiene el poder de devolvernos la ilusión y las ganas de vivir.


Título: Con sabor a Irlanda
Publicación: 2 de mayo, 2017
Autora: Olivia Ardey
Género: Narrativa Romántica 
Editorial: Ediciones Versátil
Idioma: español



Feriado, muchísimo frío y hace cuestión de minutos le dije a Ivs, cito textual: “A  la bosta, hago derrape. Me estoy calzando los auriculares y abriendo un Word. En dos horas tenemos una nueva publicación”. Y sí, no se puede dar tantas vueltas.


¿Y eso? Les cuento, horas atrás finalicé el libro que nos reúne (¿me extrañaron?). Me costó horrores llegar hasta el punto final. La realidad es que no se me cruzó escribir algo en el blog. Pensé que sería suficiente con publicar la imagen con la frase que, podríamos decir, nos identifica y a otra cosa María Rosa. Pero de golpe tuve esa ‘necesidad’ de contarles de alguna manera sencilla qué me había parecido. No sabía cómo porque no tenía ganas de armar un derrape. Y bueh, acá estoy. ¡Salió una verborragia. Gracias Yiiisuss!


¿Por qué no sabías cómo publicarlo? Porque no tenía algo positivo para decir, primera verdad. Porque no entendí qué pretendió hacer la autora. Porque no le encontré un sentido. Porque no empaticé con ningún personaje. Porque me costó sentir la fluidez durante todo el relato, se sintió forzado. Porque, porque, porque... Me recuerda cuando pretendemos incorporarle todos los aderezos a una ensalada y te queda con gusto a nada. ¡Por el amor de las barbas de Merlín no se molesten, es mi opinión!

Es lo primero que leo de la autora, alimentamos la etiqueta #ConociendoAutores (iiiupiii). Había visto un par de ella, pero por A o B nunca me detuve a indagar un poco más. ¿Aleluya? El viernes activamos nuestro lado chusma y le pedíamos que nos cuenten qué estaban leyendo. Una de ustedes comentó que éste libro y que le estaba gustando. Aproveché y me dije llegó el momento de darle una oportunidad. ¡Y nos pedíamos reseña!



Resultado de imagen para separador png
Comencemos por la portada. ¿Ya dijimos menos es más? ¡Hay cierto abuso en la paleta de colores! Podrían haber cortado tanto colorete con negro, el blanco no hace lo suficiente y te hace sentir como asqueada, como comer un kilo de chocolate en una tarde. Nada placentero. Los elementos que usaron no estuvieron nada mal, ponele: el delantal por la cocina (duh!), el trébol como uno de los íconos de Irlanda (más duh!), el rosa que representa el chick-lit, pero ¿las fuentes? Otra que rinde honor a la cursigolfa. ¿Era necesario caer en una de las fuentes más usadas y comunes del momento? La vemos hasta en la sopa, por Dior. ¡Qué mal hace seguir las modas! El color negro también debería de haber sido participe aquí. Ah, podrían haber jugado un poco más con las características de la protagonista, ¿no? ¿Qué decirles de la sinopsis? Extremadamente kilométrica, reveladora y en ningún momento asoma la idea de los desvíos que uno va a leer. Te habla de Connor y Lys. No que vamos a encontrarnos con el devenir de otros personajes. Primer, ¿con qué necesidad?

Vayamos a la historia, en un principio, refleja los avatares de dos almas adultas que no la pasaron nada bien. Con sus eternas desgracias y diferencias sociales. Detalle, no hay una mujer 90-60-90 y que se lleva los años con su amado. ¡Es un poquito atípica, tampoco la pavada! Alguien con sus curvas y kilos de más. Después discutimos, si quieren, el motivo por el cual engordó y esa necesidad de perderlos. Ambos con sus prejuicios, sus orgullos y todo eso que se puedan imaginar y que yo no encuentro manera políticamente correcta de detallarles. Lean la sinopsis, para más información...

¿Imaginan mi cara cuando de golpe salen los satélites y toman vuelo? Los cuales no van a tener una intervención cortita y al pie. Nos ‘invitan’ a enterarnos de sus sufrimientos y cómo lo sobrellevan. ¡Oh, pero qué divinura! Hubiera sido divino, nuevamente ponele, si cada intervención se daba de una forma más natural y no tan forzada. De golpe zas… y salimos leyendo no sé qué. Miren que tengo una imaginación de San PeUTeA y una amplia capacidad para comprender (agrándate, Chacarita), acá me vi superada… Pensaba ¿qué nos quiso vender? Amén de las segundas oportunidades desde diferentes ópticas, pero me dio la sensación que no fue encausado como Dior manda. ¡Faltaron esas hilvanadas mágicas que unen de manera armónica esos 'aderezos'! Se le puede incorporar de todo a la ensalada, mezclar como corresponde y disfrutar de un divino plato… Mentime, que me gusta.

A ver, me costó muchísimo conectar con alguno de los tantos personajes que aparecían. Lys, intentando superar el abandono de una madre, un matrimonio fallido, la pérdida de un hijo, toda su crisis existencial y el más allá. Cuando pensé que se encaminaba algún ribete aparecía. No me convencieron sus transiciones, sus arrebatos, su incredulidad, mucho menos sus aires de independencia y su bondad. Demasiado contradictoria. (Hola, qué tal).

¿Qué decirles de Connor? Reunió todas las características de un protagonista. Adonis, millonario, arrogante, descreído, posesivo y con una suculenta cuenta (redundancia, 'mamu'). ¡Que cae a los pies de una mujer del servicio! Ah, no pará… que también es licencia en algún arte, escritora, ilustradora, cocinera, fotógrafa y cualquier profesión u oficio que se les ocurra. Hace de todo la muchacha. También es gauchita, che. ¿Es qué? Bueh, le saca lustre al Arte de las cabalgatas. ¡¡¡Claro que sí!!!
La historia entre ellos podría haber sido explorada de una manera más pausada. Me apabulla el insta-love y toda la pavada que surge de él.

Respecto a la historia de los secundarios. Tenemos para hacer manteca. Una tanda forma parte de la familia de Connor. Nos vamos a enterar de las peripecias de ellos, dónde los ubicó la vida y las respectivas redenciones. Otra, es sobre un muchacho que no la tuvo nada fácil, pero el destino decide darle su oportunidad. ¡Gracias Lys por ser tan compasiva con Kenn! También van a encontrarse con Sid y algún que otro que ni vale la pena mencionar. ¡Me sentí que nadaba en un libro de autoayuda, por momentos!

Explayarme sobre las diferentes situaciones que atravesaron, cómo se fue dando su historia, los egoísmos, manipulaciones, expectativas, sufrimientos, El Cerdo Azul, adversidades, etc, que se observan durante toda la trama es aburrido. Mejor les hablo del final. Ay, mi Dior… no desentonó con el resto. Apresurado como su epílogo. Vuelvan a imaginar mi cara cuando leo que activa un dramita entre Kenn y Jessica, AHÍ… lo que me faltaba. Obvio que la bombita fue resuelta en menos de lo que canta un gallo. ¡Un cierre muy insulso, pero bueh… de algún modo había que llegar al colorín colorado y blah, blah, blah!

¿Qué encontraste de positivo? Mmmm, ¿la ambientación? Conocer un poco más de los rincones de Irlanda (es un país que me encantaría conocer) y paremos de contar.
Es una lectura que pasará al baúl de los sin penas ni gloria. No voy a extrañar a sus personajes, no la releería. Como dije al inicio, me costó muchísimo terminarla. Cada pasaje se me hacía interminable, rebuscado y todos los sinónimos de la palabra forzado. Ah, es otra historia donde a la editorial se les escaparon algunos detalles/errores. No leí las recetas que aparecen en el final, que con tal vil entusiasmo anuncian en la portada. Y sí, me quedaron varias cosas en el tintero.

¿Puntuación? Luego de escueto debatir, sale un "Aceptable". Sepan que en GR va un 1.5, porque por pasajes me dije ¡Oh, por Dior! ¿Qué es esto? Y en contadas situaciones sonreí. No aclares, que oscurece.

GRACIAS por llegar hasta acá. GRACIAS por bancar mis prolongadas ausencias. GRACIAS amada compis de aventura por alentarme, apoyar todas mis locuras y darme luz con tus palabras.❤ Recuerden, demás está decirlo, estas palabras representan lo que la lectura me provocó. Hoy salieron en modo derrapero, puede o no gustarles, pero es mi 'espíritu crítico animal'. ¡Por cierto, si tienen ganas pueden dejar un comentario! Me despido con: Sonrían, disfruten de todas sus lecturas. ¡Nos estamos leyendo!
Resultado de imagen para Gif bye bye

También te puede gustar...

2 comentarios

  1. Hola!!
    Es una autora que me gusta mucho, así que espero leerlo pronto.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Estefi (la re confianza).
      Cuando la leas me decís qué tal. Era lo primero que leía de ella, me llevé alto fiasco y dudo (por ahora) si leeré algo más de ella.

      Gracias por el comentario.
      Saludos.

      Eliminar