¡Llegó el correo!

¡Nueva entrada en el mundo derrapero y no es para menos!
Tenía muchas ganas de compartiles mi nueva adquisición: la caja literaria de fantasybox.ar
En esta nueva fiebre de cajas literarias invadiendo la Argentina, con su variedad de contenido y divertidas temáticas, me aventuré por la de "fantasía". Hoy voy a contarles cómo llegué a ella y qué me pareció.

Como a ustedes les habrá pasado, ni bien supimos la existencia de las cajas literarias en nuestro país, intentamos hacer una "búsqueda exhaustiva" en las redes para conocerlas y saber qué ofrecían al público lector. Mi compañera de aventuras Gabba se puso manos a la obra (por decisión propia y le estoy inmensamente agradecida) y siguió a aquellas cuentas que iban apareciendo a medida que iban surgiendo. Un día, a mediados de noviembre (honestamente no recuerdo quién sacó el tema😂), hablábamos sobre las cajas que mostraban el libro y dejaba de ser sorpresa. En las redes sociales contamos nuestro parecer y les dimos la oportunidad de que nos cuenten su opinión al respecto. No somos fanáticas de conocer su contenido porque pierde la magia de la caja y su misterio, pero la tentación por la caja Realeza de noviembre vino a mi y no pude evitarlo: en medio de un viaje de vacaciones me lancé a la aventura de comprarlo. No suelo ser impulsiva, pero esta vez el libro me pudo más y caí rendida. Shame on me.

La verdad es que no podía dejar pasar esta oportunidad; el precio de la caja con el libro era el mismo que comprarlo en la librería (sumando la posibilidad de tener esos accesorios tan lindos) y no solo eso *léase con voz de programa de ventas* sino que mencionando a uno de los repsearch de ese momento tenía ¡un envío gratis! ¡Sí, leyó bien! ¡llame ahora... llame ya!
De vez en cuando uno tiene que cometer este tipo de locuras, ¿no?... ponele😝.

Dicen que la espera desespera y es verdad. Aguardar la llegada de esta caja fue como escuchar a Ned Stark decir cada dos frases "El invierno se acerca" en el capítulo uno de la temporada uno de Juego de Tronos, para que termine sucediendo muuuchos años después.
Por momentos pensé que quizás hubo un error y mi compra no se realizó (cuestión que revisé varias veces en mis últimos movimientos), o que las chicas de la caja se olvidaron de la mía y terminaría esperándola en el muelle de San Blás... sea lo que sea que sucedió tardó tanto como una compra en Book Depository (y eso que viene del otro lado del charco).

El día de su llegada no lo podía creer. Estaba tan feliz que lo dejé cerrado para abrirlo simultáneamente con el de Gabba (menos mal que no fue así o todavía estaría esperando en un oscuro rincón de mi habitación... Pero esa sería otra historia para más adelante).

Nota de color del momento: cuando abría la caja, sacándole el envoltorio con el que viajó y me tomaba el tiempo en revisar qué había en su interior (arrodillada en el piso), mi mamá dijo que actuaba como si estuviera haciendo un ritual. ¿De qué? ¡Vaya uno a saber! Eso me hizo pensar en cómo la gente ve al lector. Al lector le gustan los señaladores, los cuadernos, las tazas y las velas (sin contar los objetos que identifican al libro y esos funko pop que cuestan un riñón). El lector tiene gustos peculiares y costosos. ¿La taza podemos relacionarla con tomar un té o un café... ¿pero qué tendrá que ver una vela aromática con un libro? A mi me encantan y aún no descubrí el porqué 😅. El lector es raro por naturaleza y poco le interesa lo que los demás seres mortales piensen de él. ¡Y hacemos bien, gente! 😝😝😝

Volviendo al tema en cuestión... la caja: contenía el tan esperado libro por el que postergué la lectura del segundo, los señaladores que... no voy a negar, son una belleza y de muy buena calidad. La vela con aroma a Rhysand que guardaré bajo siete llaves, el sticker de "book nerd" tuvo su toque y por alguna razón reivindicó mi amor por los libros de Sarah J. Maas (ya planifiqué su uso en mi agenda 2018), y por último los pequeños accesorios para adornar el kit: el jabón corona (me hizo acordar a los jabones de hoteles por lo pequeño🙈) y las estrellitas en un paquetito (por mi parte sentí que tres estrellas fue muy poco. Sé que llevan un trabajo pero si no fuera porque revolví toda la caja al finalizar, nunca las hubiera encontrado).

No voy a negar que el ser acaparador en mi esperaba un par de accesorios más... pero lamentablemente no pude evitarlo. Si no estuvieran los cuatro separadores la caja quedaría muy vacía🙈.
En definitiva, la compra de la caja fue normal, como si hubiera comprado el libro en la librería y de casualidad me hubieran tocado esos accesorios por arte de magia. Probablemente compre otras cajas en el futuro, pero investigaría más a fondo antes de concretar el pago. Si tuviera que darle un puntaje a la caja en su totalidad, le daría la misma cantidad de estrellitas que me tocó.

No voy a dejar pasar esta oportunidad para preguntarles si ya vivieron la experiencia de comprar una caja literaria... seas del país que seas tu comentario es bienvenido.
Si nunca compraste, ¿qué pensas de las cajas literarias? Te leemos fiel alma derrapera.🤓

8 Comentarios

  1. Holaaa!
    La verdad es que tenía muchas ganas de comprar una caja literaria, ya que en mi ciudad no hay librerías ni lugares copados donde conseguir ese tipo de accesorios, pero por un par de señaladores y una vela con olor que compró en un bazar chino... no sé, mejor espero a que haya una caja más copada. Entiendo el esfuerzo que lleva hacer una caja y conseguir las cosas, pero no sé, mejor paso :P
    Probablemente el día que tenga mi propio dinero me compré una, pero no sé...
    Son el único blog donde vi info sobre las cajas, gracias♥
    Saluditos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Cande! Gracias por leer la entrada y por tu opinión honesta. Lo mejor sería investigar las cuentas y chusmear las cajas de los otros meses para tener una idea de lo que te puede tocar. La mayoría de las cajas comenzaron en octubre, así que es muy probable que a medida que pase el tiempo evolucionen y ofrezcan cosas más lindas. Espero que puedas encontrar esa caja que cumpla con tus expectativas y mucho más.
      Nos leemos��

      Eliminar
    2. Cande... tus palabras finales son un mimo al alma derrapera.

      Si ellos que están en Capital Federal y gran Buenos Aires (Dió está en todos lados, pero atiende en Baires), no pueden conseguir cosas (accesorios, cucherías, elementos, etc.) copados qué le queda al que tenga la caja fuera de esas tierras.

      Ruego a los santos dioses que las cajas vayan evolucionando y mejoren su calidad. Entiendo que sea un negocio, pero tampoco nos tomen por dolobus.

      Besos.

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    El comentario de arriba tiene razón, este es el único blog que veo que habla sobre las cajas, cuenta su experiencia, y da su opinión sincera sobre el contenido. Y sí, me parece poco lo que trae, tal vez estoy acostumbrada a ver unboxings de Owlcrate o de otras cajas que ahora no recuerdo el name.
    Yo la verdad hasta ahora solo miro las fotos y videos de los que compran estas cajas, no he comprado ninguna porque también coincido con el comentario anterior, varias cosas las puedo conseguir en algún negocio de mi ciudad. Las velas literarias no me atraen. Los marcapáginas siempre me los hago yo y esas estrellitas en origami son una pavada, tengo un frasco lleno que me hice jaja (amor al origami donde?) :P
    Ya sé que detrás de todo esto hay un re laburo, pero por ahora solo miraré jaja tal vez en algún futuro compre alguna, cuando vengan mas llenitas :)
    ¡AH! Y sí, yo también coincido con que el libro tiene que ser sorpresa, no me gusta que lo anden mostrando todos los meses porque se desinfla el misterio.

    ¡Saludos chicas! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias totales por destacar nuestra labor, hacemos lo que podemos y siempre con la verdad de la milanesa ❤.
      Tenés razón en que no se comparan con cajas como Owlcrate, The Bookworm box pero la realidad es que ya cuentan con años de experiencia. Probablemente esto lleve un tiempo de "testeo de mercado" para poder deducir qué llama o vende... digo, supongo, me parece, estoy intentando proyectar positivamente ��.
      Tengo que aprender a hacer estrellitas de origami. Quiero un frasco de eso pero lo que me
      Falta es paciencia ��. Quizás tenga que implementarlo como terapia (?).
      Amén a los libros sorpresa. Lleva nuestra locura lectora a otro nivel��.
      Gracias por pasarte y dejarnos tu bello comentario ❤.

      Eliminar
    2. Hola, Gladys (la chica O, de origamis). Otro comentario que fue un mega mimo al alma derrapera y me mantuvo sonriendo toda la mañana. Uno de los pilares del mundo derrapero es la sinceridad, siempre.

      Más llenitas, más caritas... me da la sensación. Jajaja

      Eliminar
  3. Una preciosidad los marcapáginas, aquí en Venezuela he visto un par de cuentas que venden cajas literias, pero dada la situación del país nunca he preguntado precios ni me he fijado bien los libros que traen... me da miedo que me salga uno de "edición popular" :/

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Yo compre la primera caja de fantasybox, que venia con el soñador desconocido, la caja a mi me gusto, pague por el libro y tuve cosas de yapa, el envio me parecio barato, pero si concuerco que cuando abri esa caja, que encima vino medio destruida por la gente del correo, la verdad fue como.. me quede con ganas de mas, la senti basica, aun asi destaco el trabajo que le pusierom, recien empiezan y es dificil conseguir marcas para trabajar, creo que una vez consigan eso va a ser genial, pero noto que la mayoria de las cajas que hay en el mercado actual estan en buen camino pero les falta.
    Vos a ver si eventualmemte puedo pobrar otra caja, hay una que le tengo muchas expectativas y que sale en enero
    Que bueno que den sus opiniones,nos ayuda como lectores
    Un beso

    ResponderEliminar