Dulces Caricias, de M. Leighton

Por - 23:08:00

Kennedy Moore tardó mucho tiempo en volver a recomponer su vida después de que Reese Spencer la abandonara…, pero finalmente lo consiguió.
Años después, Kennedy es una mujer fuerte e independiente con un solo sueño: bailar en una importante compañía. Por desgracia, para una chica sin dinero ni contactos alcanzar ese objetivo puede resultar casi imposible.
Hasta que vuelve a encontrarse con Reese —ahora propietario de una cadena de clubs nocturnos y yates de recreo—, y él le ofrece una oportunidad que ella no puede rechazar. A cambio de trabajar en uno de sus barcos durante unas semanas, Reese le conseguirá una audición en la compañía de danza en la que quiere bailar.
Lo único que Kennedy tiene que conseguir es trabajar duro y resistirse a él, pero cuando descubre que el amor que sentía por él no ha muerto por completo, esto último no resulta tan fácil como debiera.

Título: Dulces Caricias
Título original: All the Pretty Poses
Serie: Pretty #2
Autora: M. Leighton
Editorial: Phoebe
Publicación: 21 de marzo del 2016
A veces me pregunto si es necesario hacer una reseña de un libro que no me gustó.
Usar mi tiempo en libros que sí valen la pena y, hacer una crítica constructiva. En todo caso, dejar mi indignación en Goodreads y listo el pollo. Si a ustedes les parece innecesario reseñar un libro que no lo merece, pueden dejarlo en los comentarios. Estoy abierta a opiniones.
Ya se habrán dado cuenta de cuántas estrellas se lleva este libro.
Suele suceder, que cuando una autora comienza una serie, el primero puede llegar a ser algo flojo en contenido, y luego evoluciona favorablemente en los siguientes.
¿Qué ha sucedido contigo, M. Leighton?
Con toda honestidad, en Dulces Mentiras, Reese no fue santo de mi devoción, y esperaba que en éste pudiese mostrar otra faceta para redimirse. Pero cuando comencé los primeros capítulos lo primero que pensé fue: ¿Really? ¡Tiene que mejorar!
NO SUCEDIÓ. Me encontré con una historia creada sin ganas. Sin emoción. Con lo básico de todo cliché y con lo indispensable para su venta: sexo... just sex.
Y no sé si soy yo la del problema. Quizás leí demasiadas novelas románticas y ya no me afectan, o tal vez, no estoy viendo algo que los demás sí. Pero me pareció malo, MUY MALO.
Los personajes fueron detestables. Kennedy tiene el título de la reina de las tontas. El tipo la abandonó y se obligó a dejar de amarlo, según ella, para sobrevivir. Pero de buenas a primeras, años después lo volvió a encontrar y quedó perdida en sus ojos. ¡Recapacitá, ilusa!
No puedo evitar sentir una pequeña oleada de envidia. Tienen lo que todas las chicas sueñan tener.
Hasta que les rompen en corazón y se dan cuenta de que, cuando ese amor perfecto y verdadero desaparece, solo queda una profunda devastación que las deja destrozadas.
Reese, que también sintió atracción instantánea hacia ella (porque su cerebro está entre sus piernas), en vez de acercarse, "se desahogó" con una camarera que trabajaba en su club. If you know what I mean.
Su excusa era sacarse de la cabeza a su antiguo amor. Un tipo bárbaro.
Y esto fue solo el principio, como el macho alfa, adinerado e hijo de Pooh que es, la contrató como entretenimiento en un yate. Un modo elegante de decir bailarina exótica VIP para divertir a otros viejos adinerados con los que iba a hacer negocios (sip, le hizo eso a la chica que decía amar), y a cambio, le ayudaría a entrar en una compañía de baile.
Como dice la sinopsis, la idiota aceptó. Creo que, a pesar de que su trabajo no era muy digno que digamos, le convenía mil veces antes de aceptar esa propuesta llena de segundas intenciones.
La autora quiere hacernos creer que ella es fuerte y se niega a tener algo con él.
No somos Kennedy. Sabemos que es tan boba como para caer en las redes del calenturiento Reese.
De eso trata todo, del tira y afloja de estos personajes insufribles que no hacen más que jugar al gato y al ratón.
Si hay algo que me ha enseñado la vida, es no darme nunca por vencido. Si las cosas no van como quiero, hago algo para cambiar la marea. Si la primera respuesta es no, sigo intentándolo hasta que sea la correcta. Si algo se interpone en mi camino, he aprendido a apartarlo. Es posible que Kennedy no pueda admitir todavía que volverá a ser mía, pero así será. Lo sé.
Acá no termina la cosa, puede que en algún momento a M. Leighton le pareció, o le hayan dicho, que con ese cliché no era suficiente, y decidió agregarle drama DEL BARATO.
Aparecen terceros de la nada, celos injustificables, identidades biológicas absurdas, y otras malas yerbas.
No voy a ahondar en detalles porque podría ser spoiler y podrían lapidarme, pero más allá de todo lo que no toleré en el libro anterior, al menos, los personajes no me desagradaron como sucedió en éste. Lo sentí extremadamente vacío de argumento y solo gira alrededor de las idas y vueltas y el sexo de estos dos imbéciles.
Recomendarlo sería maldad.

También te puede gustar...

1 comentarios

  1. Compis de aventura, concuerdo contigo. Recuerdo cuando terminé de leerlo. Estaba totalmente enfadada con el universo literario y todos los secuaces que lo habitan. Menos mal que no escribí una verborragia en estado puro.

    La historia tendría que venir con la advertencia: ¡Más de lo mismo, no nos insulte si se lleva un fiasco! A decir verdad, ni sé qué esperaba. Pero desde la A la Z es MÁS DE LO MISMO. "Just sex", en ningún momento trató de darle una mínima impronta (claro, sin caer en los fastidiosos cliché). Ahondemos un poquito más, creo que las autoras no terminan de darse cuenta el poder que tienen al momento de construir una historia. Acá vuelven a caer en esa absurda necesidad de tener a un macho alfa mega millonario para alcanzar tus sueños. Vuelven a ese "psicopateo" "ninguneo" que el alfa hace sobre su "conejita". Vuelven al follemos sin forrito, y así podría seguir enumerando. Me pareció totalmente innecesaria la cuota del #DramaB¡!

    Realmente me preguntó, y me seguiré preguntando, qué de novedoso ven las personas que lo califican con 5 estrellas.

    El tercero, ni por asomo mejora.

    ResponderEliminar