¡Cómo pasa el tiempo, jolines!

Tiempo.

Ojalá pudiéramos detenerlo, poner al día todas nuestras cosas y recibir este aniversario como mandan los adonis literarios. Imposible, al menos no tenemos conocimiento que exista la fórmula para hacerlo. ¿Ustedes?

Increíble, pero verdadero, comenzamos a transitar un nuevo año en la blogosfera, el tercero, y estamos danzando en Babilonia. ¿Por qué? Porque fuimos dejando las cosas para después y porque el después se fue complicando.

Si me pidieran un balance del segundo año, diría: El 2017 fue un año donde prometimos y no hicimos, típico de político. Un año donde ustedes nos ayudaron, ni dimensionan cuánto, para mantenernos a flote y tratar de alcanzar la luz en el horizonte. Probablemente lo que lean a continuación no sea la mejor paleta de colores, es lo que fuimos atravesando, cómo me sentí y no pienso maquillarlo. Por cierto, no es habitual que abra mi corazón y muestre mis sentimientos. En fin, trataré de resumirlo.

Tenemos un sinfín de tareas para concluir; no disponer de la herramienta principal es un dolor de cabeza y ver cómo pasa el tiempo y no las concretamos mucho más. Estamos en una crisis electrónica y no sé por cuánto tiempo más. Primero me robaron el celular, tenía mis pensamientos (notas de audio) para finalizar los pendientes del 2016, sobreviví. A los meses me abandonó mi notebook, cuando habíamos logrado cierta estabilidad, estábamos a full con la iniciativa "La vuelta al mundo..." y a nada de sumarnos a dos más. Podíamos pilotear el asunto por más que a mí me demandará el triple de mi tiempo, se lo quitaba a mis lecturas; no resultó sencillo escribir e interactuar desde un celular pedorro (pantalla dos por dos), todo sea por el mundo D. La de Ivs venía a los tumbos y un día llegó su final, changos recalcado.

¿Dije lo frustrante que es ver como crece la lista de pendientes y no concretar casi nada? Sí, más de una vez. Hace meses creé una nueva lista virtual donde plasmaba los por hacer y activé una alarma en Google Keep, suena todos los días a las 13 hs, un fantástico recordatorio de nuestro agujerito negro. Su bendito sonido taladra mis neuronas mientras intento ver cómo salimos de él. Suelo ponerme un poco intensa cada vez que la recuerdo. Si les contará la cantidad de testamentos que le envié a Ivs durante todo el 2017/18, seguro me putearían en chino mandarín. Si les mostrará el orden del día que fui creando para ponerle onda a los pendientes, también. Ni hablar si vieran mi agenda y cuadernos. Puedo ser un lorito. Santa paciencia la suya.

Podrán leerme y decirme que somos desorganizadas, que si acomodaramos nuestra agenda todo sería color de rosa y que manejar un blog es muy sencillo. Hagan y basta de excusas. Detestamos tener que darlas, así no funciona el mundo derrapero ni funcionará. Cómo decirles que nosotras a duras penas podemos seguir una agenda acá, bendito seas desafío de miércoles. Somos libres. Desde el primer momento quisimos que fluya la espontaneidad, los arrebatos, nada de hacer las cosas por obligación, estructurarlas, sino lo sentimos no lo hacemos. Para eso están nuestras obligaciones diarias. Detestamos las cosas forzadas, no somos nosotras. Necesitamos motivación (quién no) para funcionar, para no sentir que el blog es una carga y cae en más de lo mismo (que tanto detesto/amos). Cuando rondamos esas aguas es cuando más agobiada me siento. Tampoco resultaron de gran ayuda las lecturas, hubo meses que leía una peor que la otra (continúo en esa sintonía). Lamento si alguien se ofende. Fue un año de pésimas lecturas, salvo por contadas excepciones. Algún día les dejaré el escrito que hice sobre este temita, titulado: Soy yo o qué. Todo complota para no avanzar y soy fiel amiga que la motivación te encuentra trabajando, pero qué difícil se hace.

Hay días donde mis emociones son (sí, presente) una montaña rusa, una enorme dicotomía, porque tengo bajones anímicos y quiero lanzar todo por la borda. Olvidarme del mundo D, cómo si pudiera, seguir con mi rutina y escribir mis paparruchadas sin tantas vueltas. Cuando esos días me abrazan, no quiero saber más nada. ¿Saben qué sucede? Algo mágico. Abro el blog o nuestras redes y aparece algún comentario que me recuerda lo mágico que es nuestro mundo, automáticamente brotan mis lágrimas y sonrisas. Ahí están ustedes del otro lado dando ánimos para seguir remando. Ni se imaginan cuánto ayudan en los momentos más oscuros. Cada vez que utilicé cuánto te amo mundo derrapero, en entradas o comentarios, era una manera de agradecerles por su aliento silencioso, sepanlon.

Hay días donde mi amado espíritu derrapero está de fiesta y danza hasta agotarse. Soy una dinamita, mi imaginación vuela para realizar cosas con ustedes (cuenten los misterios on que tenemos activos), Ivs despliega sus alas, tomamos vuelo y después queda todo en la nubulosa. Maldigo cuando las cosas quedan para el mañana porque sé que la mayoría no encontrarán un puerto. Otra vez, por A o B las ideas y reseñas pululan en el universo de nunca jamás. Siento que estamos en deuda con nosotras y todas las almas que nos leen, una locura.

Hubo días donde me hubiera encantado poder activar mi burbuja, retirarme a mi montaña imaginaria, tomarme un descanso de todos y todo, de la bendita rutina. Reagrupar mis pensamientos, energías y volver bomba bomba, pero si tomaba esa licencia en 2017 nos consumía el agujero negro (Ivs ya tenía sus problemas y teníamos que cuidar el fuerte, por así decirlo). ¿Exagerada? Tal vez sí, tal vez no. Pero cuando desaparecemos por unos días cuesta un montón retomar el hilo de la interacción, es volver a remar, más cuando no publicamos reseñas.

Hoy, cuesta proyectar nuevos objetivos para el nuevo año cuando aún no hemos concretado los anteriores. Siento que es en vano, pero igual los escribí y adorné (ni bien comenzó el 2018). Vislumbrar lo positivo otro tanto. Logramos colaboraciones con dos editoriales, tanto las quisimos, pero todavía no pudimos leer todos los libros y reseñarlos. Dior, qué desastre. Tuvimos una pequeña colaboración con la caja literaria de Butterfly. Otro momento impensado (sobre este punto tendría que explayarme). Pero los mensajes que encontrábamos, sus palabras en momentos donde la situación no era nada fácil fue lo que más lleno mi alma. Ustedes, con sus comentarios ayudaron a sobrellevar nuestra pequeña crisis. Sinceramente, pensé que la racha negativa duraría unos días, pero los días se convirtieron en semanas y las semanas en meses.

Soy una mar de drama clase b, pero las emociones brotaron. Atravesamos momentos de pesadumbre y omitirlos sería mentirnos y mentirles. Estoy convencida que saldremos adelante y con el espíritu más fortalecido. Una parte mía grita bien fuerte: A ponerle onda al asunto, volveremos a la normalidad (más pronto que tarde), las circunstancias que nos rodean y traban cambiarán y el sol volverá a brillar en el mundo derrapero. Mientras tanto, mi alma derrapera continúa buscando la salida del laberinto.
Por último, y no menos importante, quiero decirles que adoro a mi compis de aventura y todo lo mágico que fuimos construyendo. Esa adoración se extiende a dos personas que durante el año me acompañaron y fueron una especie de faro.

GRACIAS por estar. En el transcurso de los días podrán observar el nuevo look y unas pequeñas sorpresas. Estamos ajustando todo. Ah, reivindico cada palabra, el tiempo pasa y los sentimientos siguen creciendo.


3 Comentarios

  1. Hola chicas un gran saludo y abrazo. Al leer su entrada había escrito un testamento de todo como me sentí y mi opinión y que va, el estúpido internet cuando le doy publicar se desconectó y me borró todo, casi lloro y digo palabrotas de lo molesta que me puse:'(
    En fin, para resumir, creo que me encantó leer todo eso, a veces cuando admiras a alguien crees que no le pasan las mismas cosas que a ti, y leer todo el sinfín de cosas que les pasó me hizo pensar que son tan normales como yo jajajaja. Mi 2017 fue igual de malo, tuve un montón de cosas con las que lidiar nada buenas y realmente preocupantes, algunas hasta me asustaron mucho. Sin embargo, este nuevo año ha comenzado más o menos bien, ya que de donde soy tenemos una situación terrible que nos afecta la vida por completo (no puedo evitar mencionarlo) nos hace chichones y nos saca canas verdes, moradas y amarillas; pero como decimos aquí “pa’ lante”.
    Sé que tener un blog no es algo fácil, no si lo haces porque te gusta, así que espero que nunca este precioso sitio se transforme en algo obligatorio para ustedes, no dejen que eso les pase. Las felicito por aun con todo y los mil problemas seguir aquí. Siempre van a tener gente que las admira (yo ^.^.) Aunque no he estado muy activa que digamos ;)

    PD 1: Creo que desde que conozco su blog siempre he manifestado que me encanta la forma como escriben♥ siento que las escucho en mi cabeza y me gusta que no usan mucho tecnicismo, son usted misma. Creo que es un Don y no todos lo tienen.
    PD 2: Creo que igual escribí un testamento jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imposible no emocionarse al leer esto. *suspiros, varios*

      Maga querida somos simples mortales con miles de problemas. Las palabras salieron desde lo más profundo de mi alma, de nada servía poner que todo fue mega woow, venderles humo, cuando tuvimos muchísimas piedras en el camino. El blog es un espacio para disfrutar, para olvidarnos de un rato de la realidad y compartir con otros nuestro amor por los libros y demás hierbas. Para escribir lo que sentimos sin darle tantas vueltas. Es nuestro refugio, pero hubo momentos que no y todo se nos hizo cuesta arriba. Pero ahí estaban ustedes para recordarnos lo mágico que es y ayudarnos a ponerle onda. *basurita en los ojos*

      Gracias por estar y acompañarnos. Gracias por hacerte un tiempo y olvidarte de la realidad que les toca atravesar. Ojalá pronto se revierta la situación y todo vuelva a la normalidad. Soñar no cuesta nada.

      Ah, el pd 1 es completamente "me caiga, me levanto y doble OMAIGAT. El segundo sentí que era yo y los benditos testamentos (el burro por detrás, vió).

      Abrazo literario y GRACIAS. 💖

      Pd: Te entiendo perfectamente. El Sr. Blogger me ha borrado un par de cositas y es 😣🔫.

      Eliminar